viernes, 10 de diciembre de 2010

ID A ANUNCIAR LO QUE ESTÁIS VIENDO


Llegamos al tercer domingo de Adviento. Situemos el evangelio de este día en su contexto: Herodes ha hecho encarcelar a Juan Bautista y, desde allí, quiere que sus propios discípulos conozcan a Jesús y lo sigan. Juan desea que sus discípulos tengan más luz para acercarse a Jesús, por ello los envía a preguntarle si él es el Mesías que todo el mundo espera.
La respuesta de Jesús va más allá de una simple afirmación. Jesús quiere que los discípulos de Juan penetren en su interior y encuentren una respuesta por si mismos y desde su propia vida, por esto les dice: “Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo“, es decir, dad testimonio de mí y comunicad a los demás lo que oís, lo que veis, lo que experimentáis, lo que habéis conocido de mí…
El evangelio nos interroga también hoy a nosotros. ¿Somos capaces de dar testimonio de Jesús comunicando a los demás lo que conocemos de Él?
No podemos hablar de Jesús por lo que nos dicen los libros o simplemente por lo que hemos escuchado, tenemos que anunciarlo a partir del conocimiento personal que vamos adquiriendo, por medio de lo que profundizamos en la lectura y reflexión del evangelio, de lo que experimentamos en nuestra vida de cada día.
Querer conocer más a Jesús y anunciarlo a los demás es estar preparando también su venida y, como Juan Bautista, le prepararemos el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada